LA IMPORTANCIA DE ACOMPAÑAR

El equipo de INFOMAYOR se complace en presentar la nota de la Lic. María Antonela Banfi, Lic. Marina Tabak Bartolucci y Mg. María Julia Xifra, en la sección publicaciones de la página web.

LA IMPORTANCIA DE ACOMPAÑAR

Dispositivos de atención: la importancia de acompañar a las y los cuidadores de personas mayores dependientes

María Antonela Banfi, Marina Tabak Bartolucci, María Julia Xifra

Abellán García et. al. (2011) definen a la dependencia como la situación de una persona que requiere asistencia o ayuda para realizar las actividades cotidianas, por la dificultad de valerse por sí misma, y se identifica, según la capacidad de la persona, de desempeñarse autónomamente en tres áreas fundamentales: el autocuidado personal, la gestión del hogar y la relación con la comunidad y el entorno. La demencia no solo se constituye como la principal causa de discapacidad y dependencia en las personas mayores, sino que también, conlleva una morbilidad y mortalidad relevantes, con un elevado costo económico, social y sanitario, que recae principalmente en la familia (Prieto et. al., 2011). Según el Plan Estratégico Nacional PAMI (Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados) para un cerebro saludable, puede observarse que también otras patologías cursan con dependencia y por lo tanto se observa la necesidad del cuidado, asistencia o supervisión para el desempeño de las actividades de la vida diaria (AVD), actividades instrumentales de la vida diaria (AIVD) y actividades recreativas y/o de ocio (PAMI, 2016).

Como refiere Fonseca Mardones (2020), frente a la necesidad de cuidados de salud, surge la figura de la cuidadora o cuidador familiar, que se constituye como elemento clave para que las personas mayores puedan permanecer en sus hogares y continuar viviendo en su entorno cotidiano, a pesar de presentar una patología que afecta su grado de independencia o autonomía.

Desde 2019, en la ciudad de Mar del Plata, se ha desarrollado un dispositivo gratuito de atención y orientación, conformado por un equipo interdisciplinario, dirigido al familiar y/o cuidador de personas mayores que presentan patologías que cursan con dependencia. Actualmente el dispositivo depende de UPAMI, con sede en la Universidad Atlántida. El equipo se encuentra conformado por una psicóloga, una nutricionista y una terapeuta ocupacional y su objetivo es brindar herramientas para mejorar la calidad de vida, tanto de quien es cuidado como de quienes cuidan. El dispositivo denominado Cuidemos al que cuida, que actualmente se ha dado en llamar Taller de apoyo a personas mayores dependientes, apunta a brindar estrategias y herramientas que faciliten el autocuidado personal, en el hogar y la comunidad, así como acompañar al cuidador/familiar de las personas mayores dependientes para facilitar la toma de decisiones y adaptaciones progresivas, para prevenir el agotamiento (físico y mental), la pérdida de independencia, y la desatención a sí mismo, que se observaría en la ausencia de tiempo de ocio, el abandono de actividades que le generan gratificación, alejamiento de su círculo social, así como la paralización de su proyecto vital.

Desde el dispositivo se comprende que, la tarea de cuidar puede representar una sobrecarga física y emocional para la persona que asume el rol del cuidador principal de las personas mayores, quienes irán requiriendo mayor apoyo y atención en diversas áreas. El curso prolongado de diversas patologías exige realizar adaptaciones progresivas que impactan en la vida diaria de las personas involucradas en el cuidado.

Una de las claves del tratamiento de una enfermedad que compromete la independencia de la persona mayor, es preparar a quien va a cuidar y acompañar. En general, suele tratarse de un familiar cercano. El trabajo con éste, quien asumirá el rol del cuidado, es fundamental ya que ira responsabilizándose de la vida de la persona enferma, asumiendo diversas funciones, como ser, el acompañamiento a las consultas médicas, supervisión de la administración de la medicación, atención en cuidados específicos como alimentación e higiene, entre otros.  Todo esto conlleva paulatinamente la pérdida de su independencia, pudiendo comenzar a desatenderse a sí mismo, abandonando sus aficiones y puede acabar paralizando, durante largos años, su proyecto vital. La sobrecarga física y emocional en el cuidador o cuidadora puede conllevar la aparición de diversa sintomatología, como ansiedad, depresión, agotamiento psicofísico, trastornos del sueño y/o la alimentación, fatigabilidad, irritabilidad, conductas de aislamiento social, tendencia a la autosuficiencia, entre otros.

Frente a estas demandas el cuidador o cuidadora puede utilizar sus propios recursos adaptativos y desarrollar estrategias de afrontamiento, lo que le permitirá modular el impacto de los estresores psicosociales. Algunas estrategias, sugeridas por el equipo del Cuidemos al que cuida, que puede desarrollar el cuidador o cuidadora son:

➡️ Informarse con los profesionales intervinientes acerca del curso de la enfermedad, ayuda a disminuir los sentimientos de angustia e incertidumbre que suelen acompañar las primeras etapas a partir del diagnóstico.

➡️ Ir Tomando decisiones graduales respecto a los Cuidados, tendiendo en cuenta siempre los propios límites y posibilidades.

➡️ Compartir la responsabilidad del cuidado con otros familiares y/o con cuidadores formales (Cuidador domiciliario/ Acompañante Terapéutico) o Instituciones que brindan cuidados específicos por personal especializado.

➡️ Apoyarse en los equipos de salud intervinientes (médicos de cabecera, especialistas, centros de salud)

➡️ Atender a sus propias necesidades de:

  • Salud Física
  • Descanso
  • Alimentación
  • Relación (Vínculos)
  • Ocio

➡️ Reconocer los propios límites, recordando que siempre hacemos lo humanamente posible

➡️ Evitar el aislamiento buscando redes de apoyo sociales y afectivas significativas, estimulando la propia vida personal, relacional, de disfrute y de ocio.

➡️ Reconocer y aprender a gestionar las emociones, comprendiendo su gran valor adaptativo, amorosamente y sin juzgarnos por ello.

➡️ Valorizar la calidad del Cuidado en contraposición de la cantidad de horas destinadas al cuidado.

➡️ Fomentar la autonomía de la persona identificando tareas que puede hacer y/o mejorar, fortalece la autoestima de la persona, haciendo que se sientan útiles y participes de las decisiones familiares.

➡️ Cuidar con amor, resaltando la importancia de humanizar la tarea.  Al fin de cuentas, lo primordial es el cariño que brindamos a quienes cuidamos. El tiempo, los detalles diarios y el afecto harán que se sientan felices y amados, brindando una mayor calidad de vida.

➡️ Aprender a “cuidar sin descuidarnos” atendiendo a las propias necesidades, repercute positivamente en la calidad del cuidado que le aporta a la persona mayor, ya que, para prestar una buena atención al enfermo, el cuidador, en primer lugar, tiene que cuidar de sí mismo. 

Equipo cuidemos al que cuida

Instagram: @grupoapoyo_upami

Mail:  proyectocuidemos@gmail.com

Referencias

Abellán Garcia, A., Esparza Catalán , C., & Perez Diaz, J. (2011). Evolución y estructura de la población en situación de dependencia. Cuadernos de relaciones laborales, 29(1), 43-67. doi:10.5209/rev_CRLA.2011.v29.n1.2

Fonseca Mardones, I. (2020). Influencia del género en la salud de las mujeres cuidadoras familiares. Revista Chilena de Terapia Ocupacional, 20(2), 133-143. doi:10.5354/0719-5346.2020.51517

PAMI. (2016). Plan Estratégico Nacional PAMI para un cerebro saludable. Enfermedad de Alzheimer y otras demencias 2016-2019. Buenos Aires: Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados.

Prieto Jurczynska, C., Eimil Ortiz, M., López de Silanes de Miguel, C., & Llanero Luque., M. (2011). Impacto social de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias 2011. Fundación Española de enfermedades neurológicas. La fundación del Cerebro. , España.

Te invitamos a leer la nota completa en https://infomayor.org/   LA IMPORTANCIA DE ACOMPAÑAR