¿Cuál es el mejor servicio?

No tenga dudas que el mejor servicio es el que le ofrece apoyo en todas las actividades que usted o su familiar ya no pueden realizar por sí mismos y que, además, se ajusta a sus gustos, deseos o preferencias. Entonces, en primer lugar conviene preguntarse:

¿Qué tipo de actividades ya no puedo, o mi familiar no puede, realizar solo?

En general, a medida que avanza la edad, o bien debido discapacidades que aparecen por enfermedades crónicas, se pierde capacidad física para realizar actividades que requieren fuerza y equilibrio. Las primeras actividades cotidianas que en esos casos no se pueden realizar son las tareas domésticas más pesadas, por ejemplo limpiar vidrios altos o mover muebles. Es posible enfrentar dificultades para hacer las compras o utilizar el transporte público, sobre todo en ciudades en las que las veredas están en mal estado. 

En otros casos, las limitaciones pueden ser más severas. Se trata de discapacidades motoras, que impiden caminar sin ayudas técnicas o de un/a acompañante personal, subir escaleras, levantarse de la cama o de un sillón, vestirse y desvestirse, por ejemplo. En otros casos, las dificultades son de tipo mental o cognitivas: pérdida importante de memoria o desubicación en tiempo y espacio. 

Es conveniente identificar el tipo y la intensidad de las necesidades que usted o su familiar tienen porque de ello depende el servicio que mejor se adapta para satisfacerlas.

En segundo lugar, usted o su familiar deben tener claros cuáles son sus preferencias y deseos.

¿En todos los casos se puede envejecer en casa seguros y confortables?

En algunos casos no es conveniente permanecer en nuestro hogar. Cuando las viviendas están ubicadas en áreas inundables, en zonas aisladas o peligrosas, o bien cuando son inaccesibles por carecer de ascensor y estar ubicadas en pisos superiores, es conveniente plantearse la ventaja de trasladarse a una vivienda adecuada para las nuevas necesidades.

También en los casos en que la persona mayor tiene dificultades muy severas de tipo motoras, o cognitivas, que requieren más de ocho horas de cuidados continuos en el domicilio e impiden la integración social, puede ser ventajoso evaluar la posibilidad de ingresar a una institución de larga estadía.

¿Cuál es la mejor solución para atender a la persona mayor con dependencia en la ciudad de Mar del Plata?

La persona mayor puede elegir según su preferencia, entre recibir apoyo en su domicilio, concurrir diariamente o algunos días en la semana a un centro de día especializado en rehabilitación y estimulación, o bien puede preferir ingresar a una residencia geriátrica. En la evaluación entre estas alternativas, actualmente hay que tener en cuenta la pandemia vigente de COVID19 que afecta de manera particular a las personas mayores frágiles o con dependencia.

¿Qué es lo recomendable?

Lo recomendable es que la misma persona mayor exprese su preferencia, sin presiones externas, según lo que sienta que es más confortable y seguro para ella. Algunas guías pueden servir de orientación.

Centros de día

Si la persona mayor vive en su domicilio con su cónyuge, o con otros familiares, y la pérdida de capacidad funcional se debe a un ACV o fractura de cadera, por ejemplo, quizás un centro de día especializado en rehabilitación es la mejor alternativa. La persona mayor puede trasladarse con un transporte adecuado para realizar su entrenamiento y retornar a su hogar familiar. Sin embargo, en la actualidad los centros de día han suspendido sus actividades debido a la pandemia COVID19. En contexto actual, puede ser conveniente programar actividades por zoom u otros medios de telereuniones, o bien convenir la concurrencia de kinesiólogos , profesores de educación física capacitados, o terapeutas ocupacionales en el domicilio. Es importante que, además de rehabilitar a las personas mayores, capaciten a los familiares convivientes en el tipo de ejercicios que la persona tiene que practicar diariamente para conseguir la máxima rehabilitación y autonomía posibles.

Centros de rehabilitación con alojamiento

Si la persona mayor vive sola, y los familiares más cercanos viven a más de 10 km de distancia de su domicilio, quizás el ingreso a una residencia de rehabilitación por un período corto de tiempo puede favorecer su recuperación para reintegrarse en su hogar con la mayor capacidad funcional posible. En ese caso, deberá contar con apoyo de un asistente domiciliario cuando regrese a su hogar hasta la recuperación plena de su capacidad. Durante la pandemia COVID19 es necesario consultar los protocolos de ingreso a este tipo de instituciones (la persona mayor puede estar aislada durante los primeros 14 días para evitar contagios), así como los protocolos de visita por parte de los familiares.

Asistentes personales en domicilio

Los asistentes en tareas domiciliarias están especializados para dar apoyo en las tareas domésticas y ayuda para el cuidado y aseo personal, incluyendo salir a hacer compras y otros trámites en el exterior del domicilio. Pero, en algunos casos, cuando la dependencia es severa, hay deterioro cognitivo o fragilidad avanzada, el personal de apoyo deberá estar especializado en asistencia geriátrica personal. Los asistentes personales en domicilio se contratan tanto para una persona mayor que viva sola como para asistir un matrimonio de personas mayores. También en el caso de asistencia personal se deben respetar los protocolos para la prevención de COVID que la ciudad reglamentó para el personal que presta servicios en domicilios de personas de más de 70 años.

¿Cuándo se recomienda el ingreso a una residencia geriátrica?

El ingreso a una residencia geriátrica especializada se puede evaluar en el caso que la persona mayor necesite cuidados complejos durante muchas horas diarias por su fragilidad avanzada o dependencia severa. También en los casos de personas mayores frágiles, y con dependencia de moderada a severa, que viven solas y pasan muchas horas en soledad o únicamente interactúan con un asistente personal. En tal situación, es oportuno evaluar la conveniencia de ingresar a un ámbito en el que la persona pueda estar acompañadoa por otras de su edad, realizando actividades grupales de estimulación e integración social.

En el contexto actual de pandemia COVID19, los protocolos establecidos para el ingreso de residentes incluyen períodos de aislamiento para evitar el contagio, realización de tests, y limitaciones para la visita de familiares que deben ser considerados en la evaluación de esta alternativa.

EN TODOS LOS CASOS, LA DECISIÓN DE INGRESAR A UNA RESIDENCIA GERIÁTRICA TIENE QUE TOMARLA LA PERSONA MAYOR, SIN PRESIONES EXTERNAS, Y DEBIDAMENTE INFORMADA DE TODAS LAS ALTERNATIVAS DISPONIBLES.

Aclaración sobre el listado presentado en InfoMayor

El listado de residencias de larga estadía (popularmente conocidos como hogares geriátricos) y centros de día fue confeccionado sobre la base de la información proporcionada por la Dirección de Personas Mayores de la Municipalidad de Mar del Plata en el mes de diciembre de 2020, a la que se agregaron los listados de prestadores acreditados por PAMI y IOMA. El equipo técnico de InfoMayor visitó durante los primeros meses de 2021 los domicilios de cada una de las instituciones listadas, tomó fotografías de su frente, y constató que algunos de ellos estaban fuera de servicio. La información así actualizada se publica en esta página. Durante el primer semestre de 2021 el equipo de InfoMayor se contactó con las autoridades gubernamentales reguladoras para obtener el tipo de habilitación de cada establecimiento.

En el mes de septiembre de 2021, la Dirección de Adultos Mayores del Municipio de General Pueyrredón envió el listado completo de establecimientos con la correspondiente situación de habilitación provincial y registro municipal que se anexa en la ficha de cada institución. Debe subrayarse que la ley 15121 de estado de emergencia sanitaria de los establecimientos geriátricos de gestión pública y privada promulgada en mayo 2020, con vigencia en todo el ámbito de la provincia de Buenos Aires, inició un proceso de empadronamiento, relevamiento y fiscalización, regularizando de forma progresiva todos aquellos que no cuenten con habilitación vigente, teniendo siempre en consideración el superior interés por el bienestar de sus residentes. En el artículo 6 de la mencionada ley se establece que durante la tramitación del permiso precario o la habilitación definitiva no se procederá al cierre o clausura de ningún establecimiento o residencia con fundamento en su falta de habilitación.

De acuerdo con los alcances de la ley 15121, en la ciudad de Mar del Plata las residencias o establecimientos geriátricos se clasifican en: a) con habilitación provincial; b) con registro municipal; y c) en tramitación. Asimismo, de acuerdo con la complejidad de sus instalaciones físicas y planta de personal se categorizan en: a) residencia de baja complejidad; b) residencia de alta complejidad; c) hogar sustituto; y d) centros de día.

Contactanos para mayor información